Profepa clausura predio por daños a humedal en Othón P. Blanco

El predio tiene de más de cinco mil 500 metros cuadrados

CHETUMAL, Q. ROO.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró un predio de más de cinco mil 500 metros cuadrados, por la quema, remoción y relleno de humedal en el Municipio de Othón P. Blanco, Quintana Roo; las actividades para cambio de uso de suelo en terrenos forestales afectaron especies de mangle, tasiste y zacate cortadera, así como vegetación diversa característica de humedal costero.

Del resultado de la visita de inspección, inspectores federales constataron la quema, remoción y relleno de humedal en una superficie de cinco mil 587.5 metros cuadrados, lo cual afectó vegetación de las especies cortaderas antes mencionadas.

De estos, mil 399.5 metros cuadrados corresponde a remoción y relleno de humedal costero con afectación a vegetación de manglar; en tanto, cuatro mil 188 metros cuadrados corresponden a quema de vegetación de humedal costero, con afectación a vegetación de zacate cortadera.

Durante la visita de inspección el visitado no presentó la autorización para el cambio de uso de suelo en terrenos forestales emitido por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

De acuerdo a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable y disposiciones de las norma oficiales mexicanas, las violaciones cometidas podrán ser sancionadas con la imposición de una multa por el equivalente de 40 a mil y de 100 a 20 mil veces la Unidad de Medida y Actualización, independientemente de las sanciones penales que resulten conforme a lo previsto en el artículo 418 del Código Penal Federal, ya que dichas conductas pueden derivar en un delito penal y se podrá imponer una pena de seis meses a nueve años de prisión.

Por tala de manglar, clausura Profepa cuatro predios en Holbox

Se ubican en el Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, donde se causó afectación a una superficie de más de cuatro mil metros cuadrados

LÁZARO CÁRDENAS, Q. ROO.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) clausuró cuatro predios, localizados en el Área Natural Protegida (ANP) con carácter de Área de Protección de Flora y Fauna (APFF) Yum Balam, en Isla Holbox, Quintana Roo. Donde se afectó una superficie de cuatro mil 408 metros cuadrados de un ecosistema de vegetación de manglar.

Personal actuante verificó la tala y desmonte de vegetación de mangle botoncillo (Conacorpus erectus) mangle blanco (Laguncularia racemosa), mangle negro (Avicenia germinans) y palma chit (thrinax radiata), especies consideradas en la norma oficial mexicana, NOM-059-Semarnat-2010, en la categoría de Amenazada (A), así como vegetación secundaria.

Los inspectores atendieron una denuncia popular interpuesta ante la Profepa por actividades relacionadas con el cambio de uso de suelo en terrenos forestales a predios o conjunto de predios al interior del APFF Yum Balam en la Isla de Holbox, municipio de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo.

En la visita se verificó que la remoción de vegetación natural corresponde a un ecosistema de vegetación arbórea de manglar, misma que afectó una superficie de cuatro mil 408 metros cuadrados.

También se observaron actividades antropogénicas en otros espacios que dañaron la vegetación natural; el segundo, en un terreno de mil 276 metros cuadrados; y otro más de 916 metros cuadrados.

Se sumó a la afectación un área de 583.12 m2, aparentemente motivada por la apertura de un camino de acceso en el que también se registró un área desprovista de vegetación de manglar.

Las actividades anteriores, se realizaron sin contar con la autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en materia de cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

Con fundamento en el artículo 170, fracción I, de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente se impuso como medida de seguridad la Clausura Temporal Total de las actividades y trabajos de remoción de la cobertura vegetal en los predios o el conjunto de predios inspeccionados.

De acuerdo con lo establecido en la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, los presuntos responsables de las violaciones cometidas podrán ser sancionados con la imposición de una multa por el equivalente de 100 a 20,000 veces la Unidad de Medida y Actualización, así como ser obligados a llevar a cabo las actividades de restauración de los sitios afectados, independientemente de las sanciones penales que resulten.

Conforme a lo previsto en el artículo 418 del Código Penal Federal, dichas conductas pueden derivar en un delito penal y considera una pena de seis meses a nueve años de prisión y por equivalente de cien a tres mil días multa.

La Profepa, reitera su compromiso con la sociedad en el cuidado y protección de los recursos naturales brindando una atención pronta y oportuna a las denuncias que le presentan.

 

Investigan afectación en arrecife de Banco Chinchorro por velero de EU

Luego de que observara en Cayo Lobos una embarcación encallada de nombre Amazing Grace Ventura

CHETUMAL, Q. ROO.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) investiga la afectación al complejo arrecifal Área Natural Protegida Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro, en Quintana Roo, por el daño a ejemplares de coral y coral de fuego en más de cien metros de longitud (alrededor de 60 metros cuadrados), causada por un velero de bandera de Estados Unidos.

Banco Chinchorro es un complejo arrecifal coralino que forma parte del Arrecife Mesoamericano. Es una de las estructuras más grandes de su tipo en la cuenca del Caribe y la mayor en México con una superficie de 144 mil 360 hectáreas, incluyendo formaciones arrecifales, laguna arrecifal, tres cayos y aguas oceánicas.

Fue decretada Reserva de la Biosfera en 1996; se localiza frente a las costas del Municipio Othón P. Blanco del estado de Quintana Roo, en mar abierto, a 30.8 km de Mahahual y a 100 km al norte del atolón (conjunto de islas que forman parte de un arrecife de coral) Turneffe y del arrecife Lighthouse en Belice.

Personal de actuación atendió el reporte de encallamiento de una embarcación tipo velero, con la finalidad de verificar la posible afectación o daños ocasionados a las comunidades bentónicas (Conjunto de organismos que viven en los fondos acuáticos) o ecosistema arrecifal-coralino.

Durante la prospección realizada por inspectores de esta Procuraduría y de Conanp, se observó en la zona conocida como Cayo Lobos, en el interior del polígono del Área Natural Protegida Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro, el encallamiento de una embarcación tipo velero de nombre Amazing Grace Ventura, con bandera de los Estados Unidos de Norteamérica.

Se constató la afectación de ejemplares de Coral Cuerno de Alce (Acropora palmata), especie de Coral listada en la norma oficial mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 en la categoría de Protección Especial (Pr), y Coral de Fuego (Acropora mellipora).

Se estimó, de manera preliminar, un área de afectación en una longitud de 100 metros longitud y de 2.8 metros hasta 3.8 metros ancho con una franja de afectación 60 metros cuadrados, en donde se presentaron daños a corales de las especies señaladas.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente continúa con las diligencias administrativas de inspección con el objeto de determinar el total de los daños o afectaciones a las comunidades bentónicas o ecosistema arrecifal-coralino.

De acuerdo a la Ley General de Vida Silvestre, su reglamento y las disposiciones de las Normas Oficiales Mexicanas, las violaciones cometidas podrán ser sancionados con la imposición de una multa por el equivalente de 50 a 50 mil días de la Unidad de Medida y Actualización vigente en la Ciudad de México.

Conforme a lo previsto en el Artículo 420, fracción II, del Código Penal Federal, dicha conducta puede derivar en un delito penal y se podrá imponer una pena de dos a diez años de prisión y se aplicará una pena adicional hasta de dos años de prisión y hasta mil días de multa adicionales, cuando se realice en o afecte un Área Natural Protegida.

 

 

 

 

 

 

 

Profepa garantiza certeza jurídica de cenotes en Homún

Resolverá los procedimientos administrativos con estricto apego a la Ley y respetando en todo momento las garantías de los inspeccionados

MÉXICO.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que, en cumplimiento a las atribuciones que le han sido conferidas, sus Oficinas Centrales en la Ciudad de México atrajeron los procedimientos administrativos iniciados y derivados de las denuncias ciudadanas presentadas por el ilegal uso y explotación de cenotes por parte de prestadores de servicios turísticos en el municipio de Homún, Yucatán.

En atención a las denuncias ciudadanas presentadas ante la Delegación de la Profepa en Yucatán, se realizaron cinco visitas de inspección a prestadores de servicios turísticos  en los cenotes Santa Rosa, San Antonio, Parador Turístico Santa Cruz, Balmil y Canunchen, en las que se detectaron obras y actividades que se desarrollaban sin contar con la autorización de Impacto Ambiental que expide la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Con el fin de evitar que se continuara generando riesgo de daño a los recursos naturales presentes en los cenotes inspeccionados, el pasado 21 de septiembre inspectores de la Profepa procedieron a clausurar las obras y actividades inspeccionadas, lo cual ocasionó inconformidad de los prestadores de servicios turísticos, quienes privaron de la libertad y retuvieron por espacio de algunas horas a los inspectores actuantes, condicionando su liberación al retiro de los sellos de clausura impuestos.

Ante ello, y con el firme propósito de dar una contundente y clara certeza jurídica a los gobernados y fortalecer la transparencia en el quehacer y actuación de la Profepa, los procedimientos administrativos iniciados por su Delegación en Yucatán  fueron  atraídos por sus Oficinas Centrales en la Ciudad de México, para continuar con su desahogo hasta su resolución, determinando al efecto las sanciones a que haya lugar por los incumplimientos a la normatividad en materia de Impacto Ambiental que resulten.

Los procedimientos administrativos instaurados por la Profepa se encuentran fundamentados en los preceptos de la legislación mexicana, donde el daño y deterioro ambientales generan responsabilidad para quienes los provocan, mismos que son de orden público e interés social; con ello, se contribuye a la protección, preservación y restauración del ambiente como garantía constitucional, a través de revertir los procesos de deterioro del medio natural, procurando una justicia ambiental real a través del estricto cumplimiento de la ley.