La autosuficiencia alimentaria, un elemento imprescindible del cambio económico

>La visión neoliberal aniquiló la libertad del pueblo mexicano a través de generar dependencia alimentaria; el TLC, instrumento que aniquiló la autogestión y autodeterminación nacional

CIUDAD DE MÉXICO.- La propuesta de cambio en términos de la superestructura mexicana denominado “4T”, no es una ocurrencia, o una “firma” en el estilo “estético” de gobernar, se trata del cambio necesario en el Modo de Producción que en este momento se denomina “Neoliberalismo Económico” –que tampoco es una ocurrencia o una palabra del cuño presidencial-.

El concepto de autosuficiencia alimentaria se refiere a la capacidad de producir la mayoría de los alimentos que precisa una nación.

El “Neoliberalismo Económico y Social”, no es otra cosa que la analogía del “absolutismo” en el modo de producción capitalista, tendiente en términos económicos a la especulación, el oligopolio y la subsistencia de las potencias económicas mediante la asfixia de los países más pobres.

La corrupción, es el elemento maestro del neoliberalismo social en donde se permite, por ejemplo, el narcotráfico y la actividad delictiva, pero con las reglas de los países más poderosos.

LA SEGURIDAD Y AUTOSUFICIENCIA ALIMENTARIA

Una de las características más marcadas del Neoliberalismo, es el fomento de la industria transgénica, la cual ha permitido a Estados Unidos producir alimentos y materia prima que de manera natural (por condiciones climáticas, de suelo y demás), no podría.

Pero la búsqueda más frenética al desarrollar esta aberración, fue precisamente el marcar a sus productos para luego reclamar los “derechos de autor”; como sabemos las siembras transgénicas invaden sembradíos vecinos, aniquilan a la especie nativa a través de la polinización, con lo que luego, la empresa (Bayer, antes Monsanto), reclama los “derechos de autor”.

Además del desarrollo de los productos transgénicos, el gobierno norteamericano presionó al mexicano, entonces encabezado por Carlos Salinas de Gortari para que, a cambio de firmar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), desincorporara las empresas paraestatales y retirara los apoyos al campo; los precios de garantía y se obligara a comprar productos norteamericanos.

Previo a la imposición del Neoliberalismo Económico, México era el productor número uno de maíz, hoy importamos 18 millones de toneladas anuales a estados Unidos.

Así, nuestro país pasó de ser el productor número uno de maíz en el mundo a no producir; de tener la predominancia mundial en producción de caco, a ver envejecer y morir las plantas de este producto por el abandono del campo, entre otros muchísimos ejemnplos.

El abandono del campo generó, además del acelerado proceso de erosión (empobrecimiento de la tierra), el surgimiento de enormes sembradíos de marihuana, amapola y narco laboratorios.

EL EJEMPLO DE BOLIVIA

En este momento, en Bolivia, el 90 por ciento de los alimentos que se consumen en el país andino, se producen allí mismo. Los trabajos para lograr la seguridad y autosuficiencia alimentaria iniciaron en el año 2008.

Evidentemente, quitarse la dependencia a otros países para importar alimentos, es una fórmula que dista mucho del modelo económico Neoliberal.

“LO VIEJO QUE NO TERMINA DE MORIR Y LO NUEVO QUE NO ACABA DE NACER”

En el marco de una entrevista que hicieran Amir Ibrahim y Daniel Marmolejo a cuatro destacados economistas, una frase trascendió: “lo viejo que no termina de morir y lo nuevo que no acaba de nacer”, de la creatividad del economista Ronald Moncayo Paz.

Lo explica así: “es este choque de colisión entre el empresariado, el oligopolio (Situación del mercado en la que el número de vendedores es muy reducido, de manera que controlan y acaparan las ventas de determinados productos como si hubiera monopolio)”.

Explicó que este sector, “no permite que el nuevo empresariado que los nuevos emprendedores, que las tienditas de la esquina básicamente salgan adelante”.

Advierte que es así, “porque se amasa básicamente estas reglas para impedir que las nuevas empresas, que los nuevos emprendedores, que los nuevos desarrolladores empiecen a surgir”.

El economista describió la forma en que el empresariado mexicano presionó al presidente de la República para que endeudara al país.

“Ha sido tan importante el no endeudarse que hoy básicamente el 87% del capital, de la formación bruta de capital del impulso de la obra pública proviene o necesita provenir del sector privado porque no alcanzan ya los recursos públicos y los recursos presupuestarios”, explicó.

Prosiguió diciendo, “Imagínate Daniel, ¿qué hubiera pasado si México se hubiera nuevamente endeudado? Hay que recordarle al auditorio que no sólo el endeudamiento crece por adquirir deuda, sino básicamente por los decrecimientos económicos; también por no crecer aumenta el endeudamiento público”.

AUTONOMÍA O DEPENDENCIA, LA CONCLUSIÓN

Seguir dependiendo de la banca comercial, la cual, dicho sea de paso, ya se vaticina su desaparición, a través de préstamos y del necesario pago de esos servicios de deuda (intereses), es una fórmula Neoliberal.

Reactivar la economía a través de la reactivación de la producción, primero de los alimentos que consumimos; a través también de fomentar el cuidado de los recursos naturales y el respeto a la tierra (concepto de “La Pachamama”), genera riqueza.

En este momento, México ocupa una posición de ventaja al lado de países como España, Argentina, Japón o Italia, los cuales han accedido al sobreendeudamiento a fin de pagar el rescate de las empresas.

Por el contrario, lo que el Gobierno de la 4T ha hecho es fortalecer la economía popular, a fin de fomentar el consumo, ejercicio que termina por beneficiar a las propias empresas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí