Los esbirros de Félix

Escuche mientras lee: “Rosas en el Mar”, la famosa e hilarante historia de cómo, hasta el estúpido de Francisco Franco se dejó conquistar por la preclaridad del MAESTRO Luis Eduardo Aute con un auténtico poema a la libertad, pieza a la cual puso la condición de que no la cantara Luis Eduardo. Con Massiel, este bello poema.

Félix Arturo González Canto es un tipo de lo más deleznable y corriente que se pueda citar. Él y su discípulo el Beto Borge operan a todo vapor el regreso, la vendetta, pero como todo buen salinista, se trata de aventar por delante a cuanto peón disponible tengan.

Carlos Mimenza Novelo, Heriberto Millar y cuanto pelandrufo pseudo-periodista se deje conquistar por unos cuántos centavos, está a toda… máquina (inches centaveros de heces jajajajaja).

Sorprende la participación de tantos esbirritos hablando maravillas de Carlos cuando todo el mundo en Playa del Carmen lo conoce y ahora, de los gemelos Millar, muy viejos conocidos en Solidaridad y el ámbito periodístico.

TERRENOS Y NEGROS NEGOCIOS EN JUEGO

Pero todo esto tiene razones de ser; tanto los Millar, buscados por cierto por la Unidad de inteligencia Financiera (UIF) del gobierno federal por todo el dinero que le blanquearon al regordete Borge, como el mismo Carlos Mimenza, tratan de blanquear sus muy oscuros negocios de terrenos y propiedades comprados, al buen estilo borgeano, a centavos para vender a millones de dólares.

Sería interesante abordar a Andrés Manuel López Obrador en su próxima visita para hacerle ver cómo, Mimenza, los Millar, la Beristain y todos los esbirritos de ellos están de tras de oscuros negocios.

Se trata de acabar con tanta impunidad, se poner en claro lo que hay en juego. No basta con hacerse el indignado e intocable; cualquier ciudadano en su calidad tiene la obligación de responder ante la autoridad.

DIFÍCIL REGRESO DE LA IMPUNIDAD GONZÁLEZ-BORGE

No importa que hayan comprado a tanto imbécil “representante” de la 4T para quedar impunes, ellos también tendrán que responder por sus estupideces, por ejemplo, la taxista y su padre; la irreverente nacasia y su esposo el “Parrita”, en fin.

Como lo ha asentado el presidente de la República, se trata de barrer de arriba para abajo, pero ha de llegar a estos escalones abandonados de Quintana Roo.

Pero será importante que la propia UIF revise los negocios del Gato Félix; lo que está en juego cuesta muchos millones de dólares, y si el propio presidente se ha dado el tiempo de atender el tema de las propiedades en la colonia Luis Donaldo Colosio de Playa del Carmen, bien podría revisar tanta pestilente porquería.

Es interesante escucharlos –LOS ESCUCHAMOS CANES-, hablar de este y de aquél, cuando tienen el trasero tan lleno de porquería. Se trata de no temer, porque a lo que se han acostumbrados es justo a eso, a atemorizar, a amenazar, BASTA.

Ahí nos vemos y nos confrontamos; con gusto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí