Vendedores de pirotecnia podrían ayudar a mejorar la economía en Chetumal

51211054. San Luis Potosí, 11 Dic. 2015 (Notimex-Especial).- Únicamente quienes cuenten con las medidas de seguridad necesarias y hayan recibido la capacitación requerida podrán obtener un permiso para la venta de pirotecnia, en este municipio. NOTIMEX/FOTO/ESPECIAL/COR/POL/

Los vendedores temporales de pirotecnia en Chetumal, generarán un ingreso de 160 mil pesos al Ayuntamiento de Othón P. Blanco, al pagar dos mil pesos por el permiso para comercializar las “bombitas” durante todo diciembre.

Emmanuel Magaña Cirerol, titular de la Dirección de Fiscalización, Inspección de Horarios y Comercio en la Vía Pública del Ayuntamiento de Othón P. Blanco informó que hasta el momento, ya se autorizaron 65 permisos para la venta de la pirotecnia, pero se prevé que en el transcurso de los días, se emitan hasta 80 autorizaciones.

Señaló que antes de que se le autorice el permiso para comercializar los productos en la vía pública, los comerciantes pasan a la Coordinación de Protección Civil municipal para obtener la anuencia correspondiente, así como a firmar una carta responsiva.

Precisó que el permiso otorgado es provisional semifijo, para la venta de juguetería pirotécnica no explosiva, el cual vence el 31 de diciembre de 2020.

Reglas que deben cumplir los vendedores de pirotecnia

De acuerdo con la carta responsiva que firman los vendedores temporales de pirotecnia en la capital del estado, los productos deben de exhibirse en vitrina de mica o acrílico, y está prohibido el uso de diablitos, parrillas metálicas y cualquier tipo de anaquel metálico para exhibir las “bombitas”.

Es obligatorio contar con botiquín de primeros auxilios, extintor de 4.5 kilos, una cubeta con agua y una con arena, y la distancia mínima entre un puesto y otro debe de ser aproximadamente 10 metros.

Los vendedores de “bombitas” no pueden colocarse a menos de 30 metros de algún puesto o lugar que genere calor, como los de marquesitas, churros, hotdogs, papas, tacos, entre otros).

Tampoco cerca de escuelas, gaseras, gasolineras, hospitales, tiendas departamentales, edificios habitacionales y fuentes de calor, por lo que la distancia mínima entre estos sitios debe de ser de 100 metros.

Los vendedores de pirotecnia tienen prohibido vender el producto a menores de edad o probar o hacer muestras en la vía pública.

En caso de que la autoridad municipal detecte material no permitido, como explosivos o voladores, se le asegurará el producto al vendedor y se le suspenderá el permiso de venta.

TE PUEDE INTERESAR: Se enfrentan a golpes vendedores y turista en Cozumel