‘No mostramos ningún cuidado por niños’, asegura papa Francisco y pide perdón

En una carta, el pontífice se disculpó por los casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes y llamó a católicos en sumarse a esfuerzos para eliminarlos.

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco condenó este lunes el “delito” de las agresiones sexuales cometidas por sacerdotes y su encubrimiento y exigió responsabilidades en una carta dirigida a todos los católicos del mundo.

El pontífice argentino pidió perdón por el dolor que padecieron las víctimas y comentó que los católicos laicos deben implicarse en los esfuerzos para eliminar los abusos y su encubrimiento.

Criticó a la cultura clerical, por la que los líderes de la Iglesia estaban más preocupados por su reputación que por la seguridad de los menores, como causante de la crisis.

“Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”, escribió el Papa en su carta. “Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado”, agregó

“Con el correr del tiempo hemos conocido el dolor de muchas de las víctimas y constatamos que las heridas nunca desaparecen y nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de muerte”, dijo.

La carta responde también a un reciente informe del gran jurado en el estado de Pensilvania, que concluyó que, si bien la mayoría de los casos “pertenecen al pasado”, los abusos “fueron ignorados durante mucho tiempo, se mantuvieron en silencio o se silenciaron”.

Un funcionario del Vaticano explicó que era la primera vez que el Papa escribe a los mil 200 millones de fieles del mundo sobre los abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Las misivas pasadas referidas al escándalo estuvieron dirigidas a obispos y católicos de países afectados.

La semana pasada, el gran jurado en Pensilvania reveló sus resultados de la mayor investigación sobre delitos cometidos por clérigos de la Iglesia Católica estadounidense, y determinó que 301 sacerdotes en el estado abusaron sexualmente de menores en los últimos 70 años.

La carta de Francisco fue publicada en momentos en que la iglesia afronta una serie de escándalos por abusos en países como Estados Unidos, Chile y Australia.

Por otra parte, se dio a conocer que un grupo internacional de investigación lanzó una base de datos de clérigos irlandeses condenados o acusados de abuso sexual con la esperanza de que el papa Francisco dé a conocer los nombres de todos los sacerdotes y hermanos considerados culpables por la iglesia.

El organismo BishopAccountability.org informó este lunes que la base de datos online muestra hasta qué grado de información permanece oculta en Irlanda.

El grupo con sede en Massachusetts busca compilar cada documento público que esté disponible y reportar sobre la crisis de pederastia en la iglesia para responsabilizar a los obispos por traer abusadores a la iglesia y protegerlos de castigos.

Presenta FGE Chihuahua al asesino de “Rafita”

La dependencia informó que el sujeto fue detenido después de que se realizara un cateo en su domicilio de Ciudad Juárez y se descubriera sangre del menor en algunas cobijas

Ciudad Juárez, Chihuahua

La Fiscalía General de Chihuahua (FGE) presentó a Rosalio Soledad M. de 23 años, como presunto homicida del niño de 6 años de edad, Rafael Santillán Vargas, quien fue hallado muerto el pasado 13 de agosto, cinco días después de su desaparición.

La dependencia informó que el sujeto fue detenido después de que se realizara un cateo en su domicilio de Ciudad Juárez y se descubriera sangre del menor en algunas cobijas.

El fiscal de la zona norte, Jorge Nava López indicó que esta persona metió al domicilio al menor y en el interior trato de atacar sexualmente a Rafita y al resistirse aparentemente lo golpeó contra el piso o la pared.

Dijo que el cuerpo lo mantuvo por cuatro días dentro de su domicilio hasta que por la madrugada del lunes 13 de agosto sacó el cuerpo envuelto en una bolsa negra y los deposito a 250 metros de la casa donde fue localizado.

Señaló que el detenido cayó en contradicciones en sus declaraciones y proporcionó datos falsos para desviar la investigación, luego de asegura que vio a dos hombres armados en una camioneta roja bajando una bolsa con el cuerpo del niño.

Con base en ello, indicó la FGE, el agente del Ministerio Público logró acreditar la presunta responsabilidad de Rosalio Soledad M. por el delito de homicidio, por lo que ante un Juez de Control otorgó la orden de aprehensión contra el sujeto.

Víctimas de curas pederastas ‘tienen cola que les pisen’: cardenal de Veracruz

Sobre el escándalo de pederastia en Pensilvania, Sergio Obeso Rivera, dijo que quienes han acusado a los sacerdotes “deberían tener tantita pena”

XALAPA, VERACRUZ.- El recién nombrado cardenal de Veracruz, Sergio Obeso Rivera, declaró ante los medios que las víctimas de curas pederastas “tienen una cola que les pisen muy larga”.

La criticada declaración la hizo Obeso Rivera cuando un periodista le preguntó sobre la reciente revelación de que al menos 300 sacerdotes de Pensilvania, Estados Unidos abusaron sexualmente de más de mil niños y niñas durante décadas.

Tras escuchar la pregunta, el cardenal se mostró molesto y se quejó: “Mira, yo ahorita vengo contento, para hablar de cosas bellas, no de cosas problemáticas como esa”.

Sin embargo, contestó que estas acusaciones “en algunos casos” son ciertas, y que quienes denuncian a los curas pederastas “deberían tener tantita pena”, pues, aseguró, “una cola que les pisen muy larga”.

Finalmente, sobre la investigación de Pensilvania, considerada la más exhaustiva hasta ahora en la Iglesia católica estadounidense, el cardenal Sergio Obeso dijo que “en lo que a nosotros respecta, pues nos sentimos muy mal y queremos mejorar”.

 

Papa Francisco acepta renuncia de obispos por escándalo de abusos

El Papa recibió en el Vaticano a Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, tres víctimas de Karadima

EL VATICANO.- El papa Francisco aceptó la renuncia presentada por el obispo de Osorno, Juan Barros; de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar, y de Puerto Montt, Cristián Caro Cordero, tras el escándalo en Chile por la falta de transparencia de la Iglesia en la gestión de casos de abusos sexuales a menores.

Las renuncias se producen después de la investigación que ordenó el Papa en Chile y que corrió a cargo del obispo maltés Charles Scicluna.

El pasado mayo, el papa Francisco mandó llamar a 34 obispos chilenos al Vaticano, quienes presentaron su renuncia en bloque tras reconocer que habían cometido “graves errores y omisiones”.

Ahora, el Papa ha aceptado por el momento las renuncias de estos tres religiosos chilenos y ha nombrado administradores apostólicos “sede plena” en las tres diócesis.

Francisco ha nombrado en estas tres diócesis a un administrador apostólico “sede plena”: En Puerto Montt (sur) ha designado a Ricardo Basilio Morales Galindo; en Valparaíso (centro), a Pedro Mario Ossandón Buljevic; y en Osorno (sur), a Jorge Enrique Conchua Cayuqueo, los dos últimos son obispos auxiliares de Santiago de Chile.

Según el Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos ‘Apostolorum Successores’, “en circunstancias particulares la Santa Sede puede, de manera extraordinaria, disponer que en una diócesis sea nombrado un administrador apostólico sede plena”.

En tal caso, el obispo diocesano colabora, en cuanto le compete, al pleno, libre y sereno cumplimiento del mandato del administrador apostólico”, se explica.

En Chile, estas renuncias se producen después de los escándalos por abusos a menores por parte de religiosos y la falta de transparencia en la Iglesia católica en su gestión.

A principios de mayo, el Papa recibió en el Vaticano a Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, tres víctimas de Karadima que en los últimos tiempos han luchado para que se haga justicia.

Francisco les pidió perdón en nombre propio y de la Iglesia, y ellos a su vez le solicitaron que esas palabras se transformaran en “acciones ejemplares” para acabar con la pederastia.

Este mes, Francisco volvió a abrir las puertas de su residencia, Casa Santa Marta, para reunirse con otro grupo de víctimas de abusos en su infancia.