Para sobrevivir, habitantes de Sudán del Sur comen hojas de árboles

Los habitantes comen hojas de árboles que tienen un valor nutricional limitado; gobierno sursudanés declaró el estado de hambruna Leer y Mayendit

JARTUM, SUDÁN.- Numerosos sursudaneses se han visto obligados a comer hojas de árboles o semillas para engañar al hambre en regiones donde, no obstante, todavía no se ha declarado la hambruna, informó este lunes la organización Norwegian Refugee Council (NRC).

“Las comunidades que intentan sobrevivir a una crisis alimentaria aguda han recurrido a estrategias de adaptación consistentes en comer alimentos silvestres apenas comestibles”, declaró en un comunicado la directora del NRC para Sudán del Sur, Rehana Zawa.

“Las hojas de sabor amargo que comen las familias con las que hemos hablado provienen del árbol de Lalop y tienen un valor nutricional limitado. Si las familias comen esas hojas y casi ninguna otra cosa, la malnutrición aparece rápidamente”, advirtió Zawar, tras haber vuelto de una misión cerca de Aweil.

El 20 de febrero, el gobierno sursudanés declaró el estado de hambruna en los condados de Leer y Mayendit, mientras que Naciones Unidas evaluó en 100 mil el número de personas directamente amenazadas.

“El consumo de semillas es especialmente alarmante. Sin semillas para los cultivos, las familias no tendrán nada que plantar para la próxima temporada. Esto podría agravar la crisis alimentaria y amenaza con extender la hambruna”, advirtió el NRC.

Numerosas familias han huido de la región en busca de alimentos y, en lo que va de año, 60.000 sursudaneses se han refugiado en el vecino Sudán.

Las agencias de la ONU y las organizaciones humanitarias necesitan unos mil 600 millones de dólares para enfrentar esta situación, según el NRC, aunque de momento sólo se ha recabado el 18% de este monto.

Las oenegés y la ONU afirman que la hambruna sería consecuencia de más de tres años de guerra civil que ha perturbado la agricultura, disparado la inflación y obligado la población a dejar sus hogares.

Sudán del Sur se independizó de Sudán en 2011 y en diciembre de 2013 se sumió en un conflicto que ha dejado decenas de miles de muertos. Más de 1,9 millones de sursudaneses están desplazados dentro de su propio país, y más de 1,7 millones en los países vecinos. (Fuente: MVS).

Yemen, al borde de la hambruna por 2 años de conflicto: ONU

Este conflicto ha causado la muerte de varios miles de civiles, la gran mayoría de los cuales han perecido en la ofensiva liderada por Arabia Saudita

YEMEN, SANÁ.- A dos años de haber iniciado, el conflicto en Yemen ha destruido la economía nacional, causado la pérdida de miles de vidas civiles y que el país se encuentre al borde de la hambruna, lamentó la ONU.

En un mensaje para marcar el sombrío aniversario, el coordinador de la ONU para la asistencia humanitaria, Stephen O’Brien, indicó que la situación crítica que actualmente vive Yemen ha sido creada por el hombre.

“Hoy casi 19 millones de yemeníes, más de dos tercios de la población, necesitan ayuda humanitaria. Siete millones de yemeníes se enfrentan a la inanición”, apuntó O’Brien.

En marzo de 2015, el conflicto en Yemen se convirtió en una conflagración internacional luego de que una coalición encabezada por Arabia Saudita iniciara una ofensiva aérea en apoyo del gobierno del presidente Abdrabbuh Mansur Hadi, amenazado por rebeldes houthíes.

Ese conflicto, de acuerdo con la ONU, ha causado la muerte de varios miles de civiles, la gran mayoría de los cuales han perecido en la ofensiva liderada por Arabia Saudita, que cuenta con armas y el respaldo táctico de Estados Unidos y el Reino Unido.

Entre los civiles que han perecido destacan mil 400 menores de edad, varios de ellos masacrados en sus escuelas o camino a clases. Asimismo, decenas de miles de civiles yemeníes han resultado heridos.

“Sin embargo, las cifras de víctimas desmienten la magnitud de la tragedia que se está desarrollando en Yemen”, aseguró O’Brien.

El funcionario destacó que los conflictos, la inseguridad y las “tácticas cínicas” de las partes beligerantes han destruido la economía de Yemen, y han hecho que los alimentos sean cada vez más escasos, lo que ha forzado al desplazamiento de tres millones de personas de sus hogares.

“Durante mi tercera visita a Yemen hace sólo unas semanas, vi la terrible y aterradora evidencia de la amenaza de la hambruna: en la sala del hospital, la completa quietud de un pequeño niño desnutrido cuyos ojos se centran en nada”, narró O’Brien.

El funcionario manifestó que, pese a la situación de aquel niño, éste era de los pacientes afortunados que podían acceder a un hospital y podían sobrevivir. Afirmó que pese a las circunstancias “es aún posible evitar una catástrofe en Yemen”.

La ONU y sus aliados ya están brindando asistencia para salvar vidas en todas las 22 provincias de Yemen, con lo que pueden llegar a seis millones de personas cada mes.

O’Brien también pidió a las partes en conflicto facilitar el acceso humanitario inmediato, oportuno y sin obstáculos, lo que resultará fundamental para revertir la inseguridad alimentaria masiva y garantizar que las necesidades básicas de las personas puedan ser satisfechas.

“Por encima de todo, el pueblo yemení necesita que las partes se comprometan con el diálogo político, o esta crisis creada por el hombre nunca terminará. Mientras tanto, juntos podemos, debemos, evitar esta hambruna, esta catástrofe humana”, enfatizó O’Brien. (Fuente: Noticias MVS).

ONU: más de 100 millones en riesgo de hambruna

El aumento se atribuyó a la crisis de Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia, donde el conflicto y la sequía destruyeron la producción de alimentos

ROMA, ITALIA-. La población mundial con hambruna superó los 100 millones de personas, y seguirá creciendo si no se combina la asistencia humanitaria con más contención a los granjeros, indicó un funcionario de la ONU.

Dominique Burgeon, director de la División de Emergencia de la FAO, precisó que los últimos estudios demuestran que 102 millones de personas padecían malnutrición aguda grave (la etapa previa al hambre) en el 2016, un 30 por ciento más de los 80 millones del año previo.

Atribuyó ese aumento, principalmente, a la profundización de la crisis de Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia, donde el conflicto y la sequía destruyeron la producción de alimentos.

“La asistencia humanitaria mantuvo con vida a muchas personas hasta ahora, pero con un deterioro sostenido de su seguridad alimentaria”, indicó Burgeon a la Fundación Thomson Reuters.

Burgeon agregó que se necesitan más inversiones para ayudar a la población a alimentarse con cultivos y ganado.

“Llegamos con aviones, damos asistencia alimentaria y tratamos de mantener viva a la gente, pero no invertimos lo suficiente en la calidad de vida de esas personas”, explicó. “Evitamos que caigan en hambruna, pero no logramos alejarlos de la inseguridad alimentaria”.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU dijo que el mes pasado más de 20 millones de personas (superior a la población de Rumania o Florida) entró en riesgo de morir por hambre en seis meses.

Las guerras en Yemen, el noreste de Nigeria y Sudán del Sur devastaron hogares y elevaron los precios de los alimentos, mientras que la sequía del este de África arruinó la economía agrícola.

En febrero se declaró oficialmente la hambruna en áreas de Sudán del Sur, en guerra civil desde el 2013.

Sequía mata a 110 personas en 48 horas en Somalia

Las autoridades han pedido ayuda a las agencias humanitarias. El país africano está en estado de “catástrofe nacional”

MOGADISCIO, SOMALIA.- Unas 110 personas murieron en el sur de Somalia entre el jueves y el viernes a consecuencia de la sequía, anunció el primer ministro de Somalia Hasan Ali Khaire.

“Cerca de 110 personas murieron en las últimas 48 horas a causa de la sequía y de las diarreas severas provocadas por el agua en las regiones del sur de Somalia, especialmente en las regiones de Bay y Bakool”, indicó en un comunicado publicado el sábado.

“Los somalíes, estén donde estén, deben salvar a sus hermanos necesitados, que morirán de hambre si no reciben ayuda. La principal tarea del Gobierno será ayudar a la gente afectada por la sequía”, añadió.

Las autoridades locales del pueblo de Awdiinle, en la región de Bay, comunicaron que al menos 69 personas, en su mayoría niños y ancianos, fallecieron víctimas de las diarreas provocadas por el agua.

“No hay medicamentos y la enfermedad se ha convertido en epidemia (…) Es por culpa de la sequía que provocó una penuria de agua. Necesitamos la ayuda de las agencias humanitarias”, declaró por teléfono a la AFP un responsable local de ese pueblo, situado a 30 kilómetros de la capital regional Baidoa.

Somalia decretó a finales de febrero el estado de “catástrofe nacional” por la sequía que golpea el país y amenaza a cerca de tres millones de personas, según las oenegés.

Además, el país es, junto a Yemen y Nigeria, unos de los tres Estados africanos al borde de la hambruna, que ya se declaró en Sudán del Sur donde afecta a 100.000 personas.