A 13 años del pasó de “Wilma”, Q. Roo es ejemplo en materia de protección civil

El 21 de octubre de 2005 el huracán tocó tierra en las costas del estado con vientos que alcanzaron los 280 kilómetros por hora, dejando pérdidas económicas por 30 mil millones de pesos

CANCÚN, Q. ROO.- Tras el paso de los huracanes “Gilberto”, hace 30 años, y de “Wilma”, hace 13, Quintana Roo trabaja de manera constante en la prevención, lo que se refleja en la cultura que en materia de protección civil tienen sus habitantes, dijo el coordinador estatal de Protección Civil, Adrián Martínez Ortega.

Sostuvo que la coordinación con los ayuntamientos ha resultado determinante para consolidar la cultura de protección civil en Quintana Roo y ratificó el compromiso de apoyar a las nuevas administraciones municipales con herramientas teórico-prácticas que permitan responder oportunamente a las eventualidades que puedan significar riesgos para la población.

La cultura de la prevención es exitosa por la colaboración entre gobierno y habitantes. Como autoridades establecemos lineamientos y estrategias, mientras que los quintanarroenses participan, coadyuvan y se involucran”, comentó.

El funcionario resaltó que en materia de protección civil Quintana Roo es considerado ejemplo a seguir, no sólo en nuestro país sino en el ámbito internacional. Este fin de semana se cumplen 13 años del paso por Quintana Roo del huracán “Wilma”, considerado como uno de los más devastadores de la historia. Antes, a mediados de septiembre, se cumplieron 30 años del impacto del huracán Gilberto, que devastó parte de la península de Yucatán. Al respecto, el empresario yucateco, José Chapur Zahoul, propietario de la cadena Palace Resorts, destacó la capacidad de la población quintanarroense para, primero recuperarse de ambos fenómenos naturales y ahora cada año preparar la temporada de huracanes.

El coordinador estatal de Protección Civil, Adrián Martínez Ortega, recordó que actualmente se encuentra activa la temporada de huracanes y, en consecuencia, es necesaria la conformación o reinstalación, según sea el caso, de los Consejos Municipales de Protección Civil. Abundó que también debe existir capacitación municipal en temas como atención a giros de alto riesgo, manejo de combustibles y actuación en caso de derrame de líquidos peligrosos.

Adrián Martínez Ortega reiteró el compromiso de mantener comunicación y coordinación permanente con las autoridades municipales para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

21 de octubre de 2005 no se olvida

EL 21 de octubre de 2005 el huracán “Wilma” tocó tierra en las costas de Quintana Roo. Con vientos que alcanzaron los 280 kilómetros por hora, dejó un millón de damnificados en el país y pérdidas económicas por 30 mil millones de pesos, de acuerdo con cifras oficiales.

La amenaza del meteoro, que cobró una fuerza descomunal en tan solo 24 horas, al pasar de categoría 2 a categoría 5, con vientos máximos sostenidos de 280 kilómetros por hora, impactó en todo el mundo.

El fenómeno afectó a nuestro país, donde cobró cuatro víctimas, así como a Haití, donde dejó 12 muertos; Cuba, donde dejó otras cuatro; las Bahamas, donde una persona murió por su embate; y Estados Unidos, donde dejó un saldo de 31 muertos.

A 13 años del golpe del huracán más intenso registrado en el océano Atlántico, la sociedad quintanarroense no sólo recuerda los daños causados por “Wilma”, sino los toma como ejemplo para adoptar nuevas medidas de prevención.

Riesgo histórico

“Wilma” fue la vigésima primera tormenta tropical, el décimo segundo huracán de la temporada de huracanes del océano Atlántico en 2005 y el primer huracán de la historia nombrado con la letra “w”. Cientos de medios en el mundo ocuparon gran parte de su espacio para narrar la historia del que vaticinaban sería el huracán más potente de la historia, enfocándose en la seguridad de sus compatriotas, ya que más de 70 mil turistas estaban en riesgo.

La naturaleza había puesto a prueba a Quintana Roo muchas veces. Se dice que el primer registro de un huracán data de 1916 y, aunque no tuvo un nombre, los habitantes de Xcalak dan cuenta de ello por lo que han escuchado de generación en generación. Imposible pasar por alto sus efectos destructivos, dicen, si dejó todo en el piso, incluyendo el faro de Banco Chinchorro.

“Hilda” (1955) no dejó en el estado el mismo recuerdo que Janet (1955), ciclón que con toda fuerza sacudió a la zona sur. Tan devastador fue que se le inmortalizó con un monumento frente a la bahía que centímetro a centímetro se erigió en memoria del más un centenar de personas que perdieron la vida.

El faro de Puerto Morelos se inclinó por el paso de “Beuhla”, en 1967, y Chetumal sintió la fuerza de “Carmen”, en 1974, pero la siguiente nota dramática llegaría el 13 de septiembre de 1988 cuando Gilberto, el poderoso huracán de 800 kilómetros de diámetro con ráfagas de viento superiores a los 300 kilómetros por hora tocó suelo quintanarroense.

La historia sigue entre huracanes y tormentas tropicales. Año con año, la población de Quintana Roo y de la península de Yucatán en general acumula anécdotas incluso de ocasiones en las que una amenaza se ha desvanecido a última hora.

Tres días de destrucción

“Wilma” seguía su paso lento y errático hasta la madrugada del 20 de octubre de 2005, cuando la intensidad del fenómeno hidrometeorológico se incrementó hasta la categoría 4, lo que dio pie a reforzar todas las medidas que ya había tomado el gobierno de Quintana Roo, como desalojar al mayor número de turistas posible.

Durante la mañana del día 21, al acercarse a la costa de Quintana Roo, Wilma llevaba vientos máximos sostenidos de 230 kilómetros por hora, fuerza con la que avanzó sobre la isla de las golondrinas, Cozumel, y, más tarde, sobre Playa del Carmen y Puerto Morelos.

Con menor intensidad se posó sobre Isla Mujeres y Cancún, lo que no significó un alivio, ya que pasaban las horas y el peligro no cesaba: “Wilma” se estacionó sobre la península más de 60 horas, entre el 21 y el 23 de octubre, fechas que quedaron grabadas en la historia de este polo turístico.

Durante esas interminables horas, el huracán “Wilma” se llevó la arena de las playas, destruyó muelles y hoteles, arrancó árboles de raíz, arrasó con postes y con todo tipo de estructuras a su paso.

La población quedó a oscuras, pues la infraestructura eléctrica sufrió daños en 205 torres de transmisión y más de cuatro mil postes de distribución. Las pérdidas para este sector superaron los 200 millones de pesos.

Tras el incesante azote, el panorama en este estado era desolador. Autoridades estimaron las pérdidas en aproximadamente 30 mil millones de pesos y una afectación a más de 800 mil hectáreas de selva.

En específico, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) aseguró que el costo de los daños superaría por mucho la referencia más cercana que era la del huracán Gilberto (mil 200 millones de dólares aproximadamente), especialmente porque menos del 20% de las empresas afectadas contaba con algún tipo de seguro.

Después vendría la reconstrucción, un proceso que no podía ser lento: la economía se había fracturado, el comercio colapsado y estaba en riesgo tanto el estado como el país en el ámbito turístico, uno de los pilares del desarrollo nacional.

El gobierno federal puso en marcha diversas estrategias y anunció estímulos económicos. El gobierno estatal y la iniciativa privada signaron acuerdos para garantizar el empleo, y los ciudadanos, uno a uno, reconstruyeron el escenario en menos de tres meses. La misma historia en otros lugares del continente, como Nueva Orleans, por ejemplo, ha tomado años.

Aprendizaje

13 años después, “los días de Wilma” son un ejemplo, existen más medidas de prevención y las autoridades tienen mayor capacidad de respuesta y mejor comunicación.

Destaca el Sistema Estatal de Localización de Turistas (Seltur), una plataforma digital que sirve para ubicar a los visitantes de Quintana Roo que son sorprendidos por el impacto de una tormenta, lo que permite contactarlos, movilizarlos o brindarles la protección necesaria en caso de desastre natural.

 

Descartan casos de influenza en Carrillo Puerto y María Morelos

Especialistas en el área médica, despejaron las dudas que existían frente a los casos de influenza, sugiriendo a la población tomar medidas de higiene

Agencia EQR

FELIPE C. PUERTO, Q. ROO.- Denisse Soto Martínez, jefa de la Jurisdicción Sanitaria en la zona maya que comprende los municipios de Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, en entrevista exclusiva con este medio de comunicación precisó que por el momento no existen casos sospechosos de influenza en ambos municipios.

Indicó que gracias a la participación preventiva de los ciudadanos de los citados municipios que se aplicaron en tiempo forma la dosis contra la influencia, en lo que respecta a la zona maya, han sido descartadas las sospechas de brotes epidémicos.  Refirió que “es muy importante tener calma, porque muchas de estas problemáticas  de índole viral y estacional, causa revuelo cuando estados vecinos cuentan con esta problemática afortunadamente no estamos teniendo ningún contexto de alarma y para la zona maya los casos son negativos”.

“Afortunadamente Quintana Roo, no tiene ninguna alarma grave de este padecimiento, estamos teniendo en completa vigilancia, ya se tuvo en su momento la promoción o la aplicación del biológico, lo que si les pido a las familias carrilloportenses y morelenses, es la prevención absoluta teniendo como un llamado, la higiene personal y no a la automedicación.

En tanto, Ulises Fraile Escamilla, director del hospital integral de Felipe Carrillo Puerto dijo que el virus del AH1N1 se presenta a través de una gripa estacionaria en los pacientes, afectando aún más a las personas que no cuentan con la vacunación, llegando al grado de ser una enfermedad mortal.

Refirió, a pesar de que la población cuente con la vacunación contra la influenza, no garantiza portar el virus en un futuro; sin embargo, se podrá controlar sin mayor perjuicio, con las medidas necesarias cesara el padecimiento.

Realizan campaña preventiva por temporada de ciclones

Ante la presente temporada de lluvias y ciclones tropicales 2018; en establecimientos comerciales, hoteles, iglesias, así como en diferentes dependencias, se realizó la pega de carteles ilustrativos que permitan crear conciencia de prevención.

Agencia EQR

FELIPE C. PUERTO, Q. ROO.- Martín Saucedo Avilés, coordinador municipal de Protección Civil señaló que para que la ciudadanía esté informada sobre qué hacer antes y después de algún fenómeno natural (en este caso para el municipio es la lluvia y ciclones), los elementos a su cargo procedieron al reparto de trípticos en las calles principales de esta cabecera municipal.

“Estos avisos son muy importante para que la gente esté informada y sepa cómo actuar en caso de un fenómeno natural, seguiremos pegando más carteles en los próximos días donde existe más afluencia de personas en las horas pico del día, y así tener la certeza de que va ser de gran utilidad para los carrilloportenses”.

Por último emitió una recomendación a la población en general a no sacar la basura a la calle en horas o días en que no va a pasar el camión recolector ya que las bolsas se pueden romper con las lluvias los desperdicios obstruyen  las alcantarillas, en caso de presentarse lluvias en carretera o en zonas urbanas extremar precauciones a fin de evitar accidentes automovilísticos; reduciendo la velocidad permitida por suelos mojados o inundados; así como conservar encendidas las luces exteriores y/o intermitentes del vehículo y por último las medidas necesarias de protección ante los cambios bruscos de temperaturas, así como la de proteger a niños y adultos mayores, principalmente en las comunidades rurales del Municipio.

Monitorea PC zona sur por temporada de ciclones

Temen otras inundaciones ahora en las poblaciones del sur del municipio, debido al escurrimiento de agua del estado de Campeche. 

AGENCIA EQR

FELIPE C. PUERTO, Q, ROO.- Como parte de las acciones preventivas establecidas en el Plan De Contingencia En Caso De Ciclón Tropical, y tomando en cuenta las constantes lluvias que trajo a su paso la tormenta tropical número 4 donde la ruta denominada los “Chunes” sufrió inundaciones, el día de ayer una brigada de Protección Civil realizó un recorrido por la ruta del tramo X-Hazil sur, Naranjal Poniente, San Andrés, Emiliano Zapata y Valle Hermoso comentó su titular.

Martín Saucedo Avilés, coordinador municipal de protección civil indicó que las supervisiones de esa comunidad se derivaron de que cada temporada de lluvia y al inicio de ciclones tropicales, los escurrimientos de agua de lluvia del estado de Campeche, ha hecho que las lagunas que colindan entre las poblaciones señaladas suban su cauce.

Comentó que durante el recorrido correspondiente de prevención por las zonas donde año con año se aumentan los cruces de agua o inundaciones, se observó todo en su mayor normalidad ya que no estuvieron afectadas por las dispersas lluvias de los últimos días, notando solo encharcamientos bajos mientras que en el puente Santa María se encuentra en buen estado sin mayor nivel de agua al igual que el puente de Petcacab.

Así mismo señaló que en la población de Valle Hermoso, se verificó que el cruce de agua proveniente del estado de Campeche estaba aumentando por lo que podría traer consigo consecuencias pues está unido con la laguna de Noh-Bec, que de igual forma colinda con la comunidad de Chacchoben ejido perteneciente al municipio de Bacalar Quintana Roo.