Presionan para referendo contra Maduro

Partidarios de la oposición marcharon ayer para exigir que se realice cuanto antes el plebiscito para la revocación del presidente venezolano

 

CARACAS, Venezuela.- Venezolanos se movilizaron ayer a sedes regionales del Poder Electoral en los 23 estados del interior de Venezuela para pedir celeridad a sus exigencias para el referendo revocatorio contra Nicolás Maduro.

“Lo que queremos es que el Gobierno y el CNE (Consejo Nacional Electoral) vean que la gente quiere un cambio ya”, dijo Marcos Rodríguez, un operario de 30 años de edad, en la ciudad del Coro, ubicada en la costa occidental del país. “Esta es la forma de presionar, de forma pacífica”.

La MUD convocó a sus huestes a marchar a las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE), acusándolo de dilatar el plebiscito ya que, si se realiza después del 10 de enero de 2017 y termina con la salida de Maduro, no se celebrarían nuevas elecciones y sería su vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, el encargado de culminar el mandato hasta 2019.

Jesús Torrealba, secretario general de la MUD, recordó que el objetivo de las protestas de hoy es puntualizar ante el CNE cuáles son las exigencias de la oposición para la recolección del apoyo de los inscritos en el Registro Electoral Permanente (REP) que corresponde a la última etapa de requisitos para activar el revocatorio.

“Nosotros creemos que no tiene sentido estar convocando a esto a finales de octubre, eso puede ser muchísimo antes”

“Nosotros creemos que no tiene sentido estar convocando a esto a finales de octubre, eso puede ser muchísimo antes”, dijo el portavoz de la MUD.

El CNE dijo, sin embargo, que la recolección de firmas necesarias -20 por ciento del electorado, o 3.9 millones de rúbricas- para convocar al revocatorio se daría a fines de octubre, lo que aleja la posibilidad de que la consulta se realice este año, pues organizar el referéndum tomaría al menos tres meses.

Esta marcha, a una semana de la “Toma de Caracas”, donde asistieron más de un millón de opositores y ciudadanos venezolanos exigiendo el referendo, coincidió con marchas por Venezuela convocadas por Nicolás Maduro para reflejar la estabilidad política del país.

En marchas de ambos bandos se contaron centenares de asistentes.

Las protestas se realizaban en calma, aunque en Coro, unos cuantos opositores se enfrentaron con piedras y botellas a otros chavistas hasta que la Guardia Nacional los dispersó lanzando bombas lacrimógenas.

Venezuela está lidiando con la inflación más alta del mundo, recesión económica y escasez de alimentos y medicinas. Sin embargo, Maduro, quien llegó a la Presidencia en el 2013 tras la muerte de Hugo Chávez, asegura que la crisis ha sido inducida por la oposición, que lleva a cabo una “guerra económica” con el fin de desbancarlo.

“Estamos en pie de paz, en pie de amor, generando una Venezuela trabajadora, un país socialista de la mano del Presidente Nicolás Maduro”, dijo María Morales en Los Teques, una localidad a dos horas de Caracas, donde partidos que apoyan al Gobierno y la Oposición movilizaban a sus seguidores.

“Aquí vamos a estar seis horas o toda la vida, pero los chavistas vamos a consagrar la paz y la suprema felicidad”, agregó en referencia a las horas que duraría la protesta opositora en las sedes regionales del Poder Electoral.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática denunció en su cuenta de Twitter que un grupo de motociclistas oficialistas “amedrentaron” a los manifestantes de Los Teques.

La MUD también exhibió fotos de la ciudades occidentales de Mérida y Barquisimeto donde también se observa la presencia en las calles de cordones de seguridad de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

“El CNE está secuestrado, así como lo estamos todos los venezolanos por la crisis. Esta lucha es no violenta”

“El CNE está secuestrado, así como lo estamos todos los venezolanos por la crisis. Esta lucha es no violenta”, señaló la activista y esposa del opositor Leopoldo López, Lilian Tintori, en su cuenta de Twitter.

Ayer, Torrealba declaró que la Oposición seguirá convocando a marchas hasta que el Poder Electoral fije fechas y condiciones para la recolección de apoyo para el referendo revocatorio presidencial y mañana es el turno del interior del país.

Además de las actividades de este miércoles 7 de septiembre, la MUD anunció que el próximo 14 de septiembre habrá una manifestación de 12 horas de duración en todas las capitales de Venezuela.

Foto: 24 Horas

Denuncia chavismo ‘terrorismo’ opositor

El gobierno de Nicolás Maduro calificó de “golpe de Estado” la marcha de más de un millón de personas que tomó Caracas el jueves

 

CARACAS, Venezuela.- La megamarcha opositora en Venezuela no fue más que un intento de llevar a cabo asesinatos y perpetrar un golpe de Estado.

Tal es el relato que presentó ayer el gobierno de Nicolás Maduro respecto a la llamada “Toma de Caracas”, manifestación llevada a cabo este jueves para exigir la convocatoria de un referendo revocatorio contra el Presidente.

“La movilización opositora pretendía causar angustia en la población venezolana, porque buscaban concretar objetivos desestabilizadores”, dijo ayer la canciller Delcy Rodríguez en una reunión con el cuerpo diplomático venezolano.

“Hemos derrocado los actos terroristas y de violencia”, añadió el Ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol.

Más de un millón 100 mil personas se reunieron en tres avenidas de Caracas para la marcha del 1 de septiembre, según la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Imágenes dan cuenta de lo colmados que estuvieron los puntos de reunión, aunque el chavismo afirmó ayer que sólo hubo 30 mil asistentes.

En los días antes de la manifestación, el ex Alcalde Daniel Ceballos fue transferido de arresto domiciliario a una prisión de máxima seguridad. El gobierno chavista explicó ayer que eso fue porque encontraron en la casa del opositor archivos sobre planes desestabilizadores que los llevaron a un lote de armas y material explosivo.

“Frustramos el golpe de Estado”, sentenció el ministro Reverol, quien justificó así la detención de tres líderes opositores esta semana: el diputado Yon Goicochea; el presidente del partido Avanzada Progresista, Carlos Melo, y, ayer, el Alcalde municipal Delson Guarate.

La MUD rechaza tajantemente tales acusaciones, y convocó a nuevas manifestaciones para este 7 y 14 de septiembre.

“Qué golpe de Estado va a buscar la oposición cuando venimos de arrasar (las elecciones parlamentarias) del 6D y las encuestas nos dan como mayoría”, dijo Jesús Torrealba, secretario general de la MUD.

El propósito de las protestas es apurar al Consejo Nacional Electoral (CNE) para que el referendo revocatorio contra Maduro se celebre este año.

La consulta, prevista por la constitución del país sudamericano, establece que un Mandatario pueda ser destituido por el pueblo a partir de su segundo año en el poder, que Maduro cumplió este enero. Si el referendo se celebra antes del 10 de enero de 2017, se convoca automáticamente a nuevas elecciones.

De otro modo, el vicepresidente Aristóbulo Isturiz asume el cargo.

Para la convocatoria del referendo, la oposición debe cumplir con dos fases: la reunión de las firmas de 1 por ciento del electorado, ya avaladas por el CNE, y otra recopilación de las rúbricas del 20 por ciento de los votantes, alrededor de 4 millones de personas.

El CNE no ha dado fecha para llevar a cabo la segunda fase.

Foto: Clarín

Marcha anti Maduro desborda Caracas

Entre 450 mil y un millón de opositores al gobierno venezolano tomaron parte en la marcha; hubo réplicas en más de 60 ciudades del mundo

CARACAS, Venezuela.- La Oposición venezolana sacó ayer músculo con una gigantesca marea ciudadana contra el presidente Nicolás Maduro.

Cientos de miles de personas se desperdigaron en las tres avenidas elegidas, en donde confluyeron ríos humanos desde distintos puntos de la ciudad, para exigir al Consejo Nacional Electoral (CNE) que fije para este año la fecha del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

Fue la mayor concentración de la historia de Venezuela, según el Gobernador Henrique Capriles, pese a que Nicolás Maduro infravaloró su dimensión asegurando que no sumaban más de 30 mil personas.

La convocatoria superó las expectativas de los organizadores, que calcularon al finalizar entre 450 mil y un millón de asistentes.

Réplicas a menor escala de la manifestación tuvieron lugar en más de 60 ciudades en el extranjero, como París, Nueva York o Buenos Aires.

Una cacerolada nocturna completó la protesta. El ruido de las ollas resonó por toda Caracas, con mayor o menor intensidad dependiendo de las zonas y de los ánimos tras una jornada agotadora.

“Hasta en Miraflores están sonando las cacerolas! ¡Maduro va para fuera!”

“Hasta en Miraflores están sonando las cacerolas! ¡Maduro va para fuera!”, destacó Capriles en su cuenta de Twitter.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, adelantó durante la marcha que el 7 de septiembre volverán a las calles con una protesta de 6 horas frente a todas las sedes regionales del CNE.

Una semana después, la protesta se llamará la Toma de Venezuela y se realizará en todas las capitales del país.

La marcha contraprogramada por el chavismo reunió, en cambio, a unos pocos miles de seguidores en la Avenida Bolívar, emblemática para la revolución.

Uno de los decepcionados con la concurrencia fue el propio Diosdado Cabello, quien reprodujo una imagen de la misma avenida en 2012 durante un mitin de Hugo Chávez, abarrotada como no lo estaba ayer.

“La avenida Bolívar con nuestro hermano Nicolás Maduro. Pueblo libre, soberano en paz”, escribió Cabello para respaldar la imagen manipulada.

 

ASÍ LO DIJO

Henry Ramos Allup, presidente del Parlamento venezolano

“El presidente (Maduro) está en una situación de angustia y mucho nervio, porque ha visto que no son los partidos políticos, sino los ciudadanos los que quieren activar el referendo revocatorio, que es un derecho constitucional”.

Foto: Infobae

Atacan diario opositor venezolano

Un grupo de encapuchados lanzaron excremento en llamas y bombas molotov contra el edificio de oficinas del periódico

 

CARACAS, Venezuela.- Un grupo de sujetos encapuchados atacó la sede del diario opositor venezolano El Nacional, denunció el rotativo.

De acuerdo con testigos, los agresores llegaron en una camioneta blanca sin placas y posteriormente lanzaron excremento en llamas y bombas molotov contra el edificio.

Los hombres habrían acusador al diario opositor de traicionar el país por, según ellos, promocionar el derrocamiento del gobierno.

Los agresores dejaron un panfleto titulado “La marcha del 1S (para pedir el revocatorio de Nicolás Maduro) es el comienzo del fin”

“Miguel Henrique Otero (presidente editor del periódico): abiertamente expones tu posición de conspirador en contra del pueblo y la revolución bolivariana. Que te quede claro que somos un pueblo libre, soberano y patriota. No dejaremos que los apátridas como tú vuelvan a gobernar. Hoy te decimos no volverán, no volverán”, dice la nota.

Otero condenó los hechos y aseguró que el diario se mantendrá firme y dará la cara por el país con valentía frente a los ataques de los que acusó son grupos afectos al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

·Ellos nos acusan de cualquier cosa, pero desde sus medios no responden con ideas y alegatos, sencillamente solo recurren a insultar, amenazar y a atacarnos físicamente”

“De nuevo lanzaron excremento a la fachada de El Nacional, pareciera que es lo único que les queda en el cerebro, además que demuestra su falta de argumento. Ellos nos acusan de cualquier cosa, pero desde sus medios no responden con ideas y alegatos, sencillamente solo recurren a insultar, amenazar y a atacarnos físicamente”, añadió.

Otero lleva más de un año en el exterior debido al proceso del gobierno en su contra por supuesta difamación.

Durante los últimos dos meses, la sede de El Nacional ha sido atacada por el grupo pro oficialista identificado como “Chama, pueblo en rebelión”.

El primero de estos ataques ocurrió el pasado 17 de junio.

Correo del Caroní, en el estado Bolívar, también fue atacado este año de la misma manera. Los Andes, por su parte, sufrió daños en su edificio el 24 de agosto luego de que unos hombres le dispararan.

El acoso a la prensa venezolana creció desde la llegada al poder de Maduro.

De acuerdo con el Bloque de Prensa Venezolano, los 40 diarios afiliados a esta asociación han reducido paginación, tiraje y algunos incluso han eliminado sus ediciones impresas en los últimos años por la crisis de falta del papel periódico.

Según el bloque, el presidente Nicolás Maduro estableció un monopolio sobre el papel al concentrar su distribución en manos de una empresa estatal y bloquear la entrega de dólares para que los periódicos críticos a su gestión pudieran conseguir el insumo de manera alterna.

El Nacional, por ejemplo, publica con papel prestado por periódicos latinoamericanos que integran el Grupo de Diarios de las Américas.

También continúa habiendo otros periodistas en la mira del gobierno.

Foto: Agencia Reforma